viernes, 30 de enero de 2009

María Rosa Bemberg García-Mansilla.

Con pesar nos enteramos de la muerte acaecida en París el pasado 13 de diciembre, de nuestra querida tía Rosin. Queremos brindarle un sincero homenaje a esta dama familiar, que fue un ejemplo para todos y recordarla siempre con afecto como esa singular mujer, filántropa sincera, viajera universal con sed por el saber, que se distinguió en todos los ámbitos en que le tocó actuar y que siempre sobresalió por la calidez de su trato y su proverbial hospitalidad.

Nacida un 20 de junio de 1922, era hija de Jovita Julia García-Mansilla García Cortina y de Federico Otto Bemberg Elortondo. Nieta materna de Manuel José García-Mansilla y de Angélica Jovita García Cortina, bisnieta de Manuel Rafael García Aguirre y Eduarda Mansilla Ortíz de Rozas.

Contrajo matrimonio con Miguel Ángel Cárcano y tuvo dos hijas: Isabel y Leticia.

El diario "La Nación" la recordó diciendo: "En París, donde residía, falleció, María Rosa Bemberg, que apoyó en nuestro país valiosas iniciativas culturales y de bien público, con generosidad y sencillez.

Había nacido en Buenos Aires en 1922 y descendía por su madre, Jovita García-Mansilla de Bemberg, de ilustres figuras de nuestra historia desde la época colonial; su tatarabuela fue doña Agustina Rozas de Mansilla. De esa procedencia fueron las piezas que donó al Museo de Arte Hispanoamericano Fernández Blanco de esta capital.

Dueña de una refinada cultura y un exquisito buen gusto, amaba el arte y era una experta conocedora de pintura impresionista y moderna.

Rosine Bemberg, como la llamaban todos, fue durante varios años representante de la Argentina en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) y también en el International Council of Arts.

Trabajó eficazmente en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba) y le dio un gran apoyo material, sobre todo para su instalación en la sede de la avenida San Juan, y, al mismo tiempo, acrecentó su fondo artístico con valiosas e importantes donaciones.

Trajo a la Argentina una interesante exposición de arte egipcio que fue exhibida en el Teatro San Martín.

También se destacó por su mecenazgo en la música, con becas para artistas jóvenes y, a través de Festivales Musicales de Buenos Aires, haciendo venir a importantes orquestas internacionales.

Preocupada por los otros la esencia de su personalidad fue su gran generosidad y sentido humanitario, siempre alerta a las necesidades del prójimo.

Una de las obras que apoyó incondicionalmente hasta el final de su vida fue el modelo de maternidades centradas en la familia, que se lleva a cabo en el Hospital Materno-Infantil Ramón Sardá y que acaba de ser reconocido por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como ejemplo para ser imitado en el país y en el mundo.

Brindó a esta obra su apoyo económico y moral desde el comienzo, y no dejaba de visitarla personalmente al venir cada año a Buenos Aires.

Por su espíritu abierto hacia los demás, Rosine Bemberg tuvo en su vida verdaderos amigos en todo el mundo, que hoy la extrañan."

Publicado por el diario "La Nación" el lunes 29 de enero de 2009.

No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS