martes, 22 de junio de 2010

"ARGENTINE", UN HOMENAJE DEL PUEBLO FRANCÉS EN EL METRO DE PARIS.





En el año 1845 ejercía el poder en la frágil Confederación Argentina, el gobernador de Buenos Aires, Don Juan Manuel de Rosas. El controlaba la aduana del puerto que le permitía recaudar los impuestos que la misma cobraba por la introducción de productos extranjeros. Más aún, le posibilitaba decidir que productos podían entrar a Corrientes, Santa Fe e incluso al Paraguay. Por ello, la aduana era no sólo fuente de poder económico sino también político.

Para la misma época Francia e Inglaterra eran los dos países más avanzados tecnológicamente y militarmente del planeta. Ambos estaban en pleno desarrollo de importantes procesos de industrialización, lo que les permitía disponer de gran cantidad de mercaderías de todo tipo que era necesario vender.

Para dichos países, Paraguay y el litoral argentino eran mercados potenciales muy importantes que estaban deseosos de consolidar. A esta contradicción entre los que deseaban controlar el comercio y los que pretendían la libertad absoluta del mismo, se suma la intervención de la Federación Argentina en la guerra civil que azotaba el Uruguay. Rosas apoyó a Manuel Oribe, quien con ayuda de barcos porteños puso sitio al puerto de Montevideo a fin de expulsar del poder a Fructuoso Rivera.

Francia e Inglaterra consideraron que el conflicto se había internacionalizado y creyeron legítimo que ellos podían intervenir también. Rosas fue intimado a retirar sus tropas a lo que se negó, acto seguido la flota anglo-francesa capturó los barcos porteños que sitiaban Montevideo.


La desaparición de la flota rosista permitió que un gran número de barcos mercantes pudiera remontar el Río de La Plata y sus grandes afluentes y llevar todo tipo de mercaderías hasta en el mismo Paraguay. Hasta 92 navíos se concentraron para emprender el viaje.

Rosas no lo entendió de la misma manera y dio ordenes al GeneraL Lucio Norberto Mansilla, uno de sus comandantes más prestigiosos, para desbaratar el proyecto comercial que pretendía hacerse sin ningún tipo de autorización argentina y por supuesto sin pagar ningún tipo de impuestos. Para impedir semejante violación de nuestra soberanía, Mansilla construyó, sobre las márgenes del río Paraná, cuatro baterías equipadas con rudimentarios cañones en el lugar denominado la Vuelta de Obligado. Allí el río tiene entre 700 y 800 metros de ancho, 15 de profundidad y hace un recodo, lo que obligaría a los barcos a reducir su marcha, facilitando el tiro de la artillería patriota. Además tendió tres gruesas cadenas de costa a costa con lo que la navegación del Paraná quedaba totalmente bloqueada.

Enterados de los preparativos bélicos, se hizo avanzar adelante de los barcos mercantes,  a nueve poderosos navíos de guerra de los cuales cuatro eran ingleses y cinco franceses, con la novedad técnica que tres de ellos eran impulsados por máquinas de vapor y podían prescindir de las velas. Por primera vez en la historia remontaban el río Paraná navíos de este tipo. Los artilleros de Mansilla con poco armamento y poco o ningún entrenamiento, y las tropas destinadas a proteger las baterías eran en su mayor parte gauchos y vecinos armados para la ocasión. El 20 de noviembre de 1845, la flota enemiga estuvo frente a los cañones patriotas y se desató un furioso combate. Gran sorpresa y preocupación, provocó el hecho que los cañones franceses disparaban un nuevo tipo de proyectil de punta hueca, cuarenta kilos de peso y dotados de espoletas que comenzaron a hacer estragos en las baterías costeras.

Con gran coraje el comandante inglés Hope, hizo bajar tres botes desde su navío y se dirigió hacia las cadenas logrando cortarlas a hachazos. A partir de allí los barcos enemigos pudieron maniobrar con toda facilidad, primero desembarcó un contingente de infantes de marina inglés compuesto por 325 soldados y luego un contingente similar de franceses de 125, con ellos se pasó al asalto de las baterías. Al anochecer los criollos debieron retirarse pero la flota franco inglesa estaba en tal mal estado, que le demandó varias semanas reparar las averías.


La acción militar fue presentada como un triunfo extraordinario por la prensa europea, varios oficiales ingleses que participaron en la batalla, obtuvieron importantes ascensos. Sin embargo para la Confederación Argentina, tampoco fue una derrota, meses después tanto ingleses como franceses debieron firmar tratados comerciales con las autoridades criollas donde se especificaban derechos y garantías para ambas partes.

En París se bautizó una calle con el nombre de "rue Obligado", para conmemorar el triunfo franco-inglés en aquel memorable combate. Años después cuando se construyó la red de subterráneos, una estación de metro vecina a esta calle también recibió el nombre de Obligado.


Casi un siglo después en 1947, Eva Perón visitó oficialmente Francia,  llevando un barco cargado con trigo argentino como una contribución del pueblo argentino al pueblo francés, sacudido entonces por grandes penurias derivadas de la Segunda Guerra Mundial.

Nuestro país tendía su mano generosa a Francia, sin rencores del pasado, deseando que la noble tierra de San Luis, comenzara cuanto antes su rehabilitación. Ante semejante gesto, las autoridades francesas, con    gran hidalguía resolvieron cambiar el nombre a la estación de metro "Obligado" e imponer el nombre de "Argentine".

Hasta la fecha, no hay ninguna estación de metro que se llame, EE.UU, Gran Bretaña o Brasil, pero si una que lleva el de nuestro país.

Fuente: Edgardo Mendoza.Diario de Cuyo. El Periscopio. Provincia de Mendoza. Argentina

lunes, 21 de junio de 2010

En busca del pueblo de Donamaría, cuna de los Aguirre de Argentina.

Por Angel Campo López

El difícil trazado de la Autovía del Cantábrico, con más dificultad en la provincia de Guipúzcoa, donde algunos tramos de la misma cuentan con casi cuarenta años de antiguedad, nos lleva hacia la frontera con Francia en un incesante trasiego de ida y vuelta, con numerosos vehículos que se aprestan a acortar en tiempo y kilómetros un relieve abrupto, de no pocos obstáculos geográficos.

     Escudo en piedra
 en el frente de la antigua
       casa solariega
Desde Irún y como si tuviésemos pereza por abandonar España, valdría la pena posponer nuestra entrada en el país vecino siguiendo  un paralelismo entre la frontera y el Río Bidasoa tomando a la derecha por la carretera nacional - N-121a - y a través de Vera de Bidasoa, Lesaka, Santesteban, conocer el Norte de Navarra, con sus montañas escarpadas, sus valles pirenaicos profundos y sus ríos trucheros con riberas adornadas por árboles autóctonos de gran porte.


¡ Ese verde intenso !, ¡ Esas praderas ! es un deleite que nos va adentrando poco a poco en pueblos pintorescos, de secular hidalguía, de fueros, marcados por la historia; que dieron próceres  al Reino de Navarra y de España y establecieron en esta extensa comarca sus casas y linajes, orígenes de una estirpe de rancio abolengo, que en muchos casos trasladó a América a muchos de sus hijos durante los siglos XVI, XVII, XVIII y posteriores. Así en el Río de La Plata, Sucre, Chile, Perú, Méjico o Venezuela, encontraremos apellidos como Aguirre, Acuña, Azcona, Echevarria, Guevara, Goyeneche, Nolazco, Zubiría , Zúñiga, Uralburu....entre otros



Ver mapa más grande


Que decir de lugares como Elizondo, Santesteban/Doneztebe, Zubieta, Bértiz, ( Con su estupendo Jardin Botánico y extenso Parque Natural ) y Donamaria.


Son pueblos cargados de história, de belleza sin par con dura climatología de alta montaña, pero de buenas gentes, fuertes de complexión física, amantes de la naturaleza y orgullosos de sus ancestros, costumbres y tradiciones y que pueden presumir de ello, sin duda. Por doquier, hay vestigios inequívocos de su pasado; torres de armas defensivas coma la de Donamaria, de buen gusto arquitectónico para la época.

Antiguo Palacio de Aguirre, casa natal 
de Agustín Casimiro de Aguirre y Micheo.
 
 Los bosques autóctones, frondosos, seculares y de bellos contrastes; abedules (Betula pendula), abetos ( Abies alba), arces (Acer campestre),castaños (Castanea satyva), Pinos de Monterrey (Pinus radiata), Robles (quercus petraea), Hayas (Fagus silvatica), Espinos (Rhamus catharica), numerosos e inagotables por todo el norte navarro; durante Julio y Agosto, éstos últimos aportaran sus endrinas (patxaranes), de cuya maceración se obtendrá un licor natural y propio de éste lugar, el pacharan o (patxaran), .



Una vista desde el Monte Aritz


En ellos viven ciervos (Cervus), corzos (Capreolus capreolus), gamos (Dama dama) , gatos monteses ( Felis silvestris), jabalies (Sus scrofa), zorros (Vulpes vulpes y hasta osos pardos(Ursus ursus); también nutrias (Lutra lutra) junto a los ríos,  y aves tales como águilas (Aguila heliacea), azores (Accipiter gentilis), gavilanes (Gavila anis), buitres (Vultur uris).

Todo esto en perfecta conjunción con abruptas praderas de buen pasto, que dan un excepcional sustento a la oveja lacha, (latxa), propia de esas comarcas, que produce la leche con la que se elabora el tan afamado como exquisito queso de Idiazábal.
 
Dentro de tan idílico entorno, podemos apreciar iglesias antiquísimas, construcciones góticas, renacentistas, barrocas y otras de singular arquitectura popular que forman bellos caseríos de estilo navarro y generan una población rural de pequeños núcleos, dispersa conforme se accidenta el terreno; así mismo embalses de aguas claras rodeados de flora salvaje, y finalmente Donamaria, 
meta final de mi viaje en busca de las raíces de Agustín Casimiro de Aguirre y Micheo, bautizado en Donamaría el 8 de septiembre de 1744, quién pasó al Río de la Plata  comisionado por el Real Consulado de Cádiz y se avecindó en Buenos Aires donde contrajo matrimonio con María Josefa Alonso de la Jarrota y de la Quinta. Una de sus hijas, Manuela Juana Isidora Aguirre, al casarse con Manuel José García Ferreyra, aportó la sangre navarra de una las cuatro familias que formaron el apellido compuesto: García-Mansilla.

      Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción


Junto al monte Aritz y el Río Gualbayalarre, que aporta sus aguas al Río Bidasoa, este pequeño pueblo, pero con Ayuntamiento, nos muestra una antigua y singular Iglesia,llamada de la Asunción (Patrona del pueblo), el Convento de Las Carmelitas - otrora Casa Solar de los Aguirre - la  Torre de Jaureguía; todos ellos en estupendo estado de conservación y bastante bien urbanizado. 


Cuenta también con una carretera de acceso bien cuidada, aunque con numerosas curvas; unas buenas dotaciones básicas para la escasa población que tiene el pueblo, que está formado por cuatro barrios excelentemente situados, próximos entre sí y cercanos a una población de mayor envergadura como es, Santesteban/ Donztebe, cabecera del Valle de San Estéban de Lerín.

Un viaje de bonita y bella experiencia personal, que para mi será, sin duda, inolvidable y que os recomiendo visiten, especialmente a todos los amantes de la arquitectura, naturaleza, cultura y las bellas costumbres de antaño, pues es una de las comarcas más hermosas del histórico Reino de Navarra.

viernes, 18 de junio de 2010

Una heroína de la resistencia francesa. Alix Marrier d'Unienville Marrier de Lagatinerie García-Mansilla.


El pasado mes de mayo cumplió noventa y un años, nuestra tía Alix Marrier d’Unienville, alias "Aline Bavelan"; “Myrtil" ou “Marie-France”, sus nombres de guerra en la resistencia francesa, quién actualmente vive en las afueras de París. Que mejor ocasión que recordarla en el 70 aniversario del llamado del General Charles De Gaulle a no perder la esperanza, invitando a todos los franceses en territorio inglés, a los militares y sobre todo a la flota francesa a reunirse al lado del imperio britànico que quedaba solo enfrentado al facismo de la Alemania nazi y sus aliados.

Nacida el 8 de mayo de 1919, en la Isla Mauricio, paradisíaco lugar ubicado en el Oceáno Indico, donde pasó su niñez, realizando con su familia numerosos viajes entre su isla natal y la ciudad de Vannes, en Bretaña, Francia, donde sus padres tenían propiedades.

Es hija de Hélène Marrier de Lagatinerie García-Mansilla y de Noël Marrier d'Unienville. Nieta materna de Eduarda "Eda" García-Mansilla y el Barón Charles Jules Marrier de Lagatinerie.

Es una de las heroínas francesas durante la Segunda Guerra Mundial y siempre será recordada por su valentía y su encendido patriotismo. Arriesgó su vida en varias misiones de espionaje y fue condecorada por su coraje con la Legión de Honor, la Cruz de Guerra con Palmas y la Orden del Imperio Británico.

Iniciada la Segunda Guerra Mundial, Francia fue invadida por el ejército alemán. Al aceptar el gobierno francés el armisticio del 22 de junio de 1940, Alix y su familia se encontraban en las cercanías de Bordeaux, región de Aquitania. En desacuerdo con la decisión del General Philippe Petaín, resuelven abandonar Francia y sumarse a las filas del General Charles de Gaulle, quién había llamado a los franceses a unirse para combatir a las tropas de ocupación enemigas.

Toman la decisión de escapar por España, dado que Bordeaux quedaba bajo el control alemán. Al encontrar la frontera cerrada debieron apelar a la ayuda de Daniel García-Mansilla, -su tío-abuelo materno, por aquel entonces embajador de la Argentina en España- para poder embarcarse, junto a su madre y hermano, en un barco carguero con destino a Inglaterra.

Instalados en Londres, ingresa, junto a su hermano France, en las Fuerzas de la Francia Libre al mando del General Charles de Gaulle. Le cupo la responsabilidad de escribir los textos de las emisiones de radio que se propalaban en Europa. Tuvo el privilegio de ser asignada como secretaria de de Gaulle y de Alexandre Parodi. Se especializó en la producción de folletos de propaganda, los que se distribuían en la Francia ocupada.

El 31 de marzo de 1944, con el nombre de guerra "Myrtil", vuelve a su país arrojándose secretamente en paracaídas en la región de Saint-Aignan (Loir-et-Cher), en compañía de un agente secreto; llevaban dos maletas: una conteniendo documentos para la organización de la resistencia y la otra 40 millones de francos para financiar las distintas operaciones de apoyo a los aliados en su desembarco en Normandía.

El mensaje de confirmación de la BBC "Dos ángeles arribarán esta noche de encaje" fue la voz de alerta para que la resistencia le prestara apoyo y la ayudaran a tomar el tren a París, su destino final.

En la capital francesa, trabajó junto al delegado oficial del General de Gaulle. Con rango de teniente, se encarga de organizar las transmisiones de radio y trabaja en estrecha colaboración con la resistencia francesa.
El 6 de junio de 1944 -Día D de la invasión de Normandía- por un descuido de un compañero de grupo, fue detenida junto con otras dos personas, incluyendo a Pierre-Henri Teitgen, futuro ministro de Información de Francia. Después de un largo interrogatorio, los agentes alemanes registraron su apartamento y obtuvieron la prueba de su militancia en la resistencia al descubrir una gran suma de dinero escondida en un ropero. Fue encarcelada e interrogada a fondo por los alemanes, pese al sufrimiento y el dolor que le ocasionaron supo sobreponerse y brindarles información falsa.

Encarcelada en la prisión de Fresnes, Val-de-Marne, cerca de París, trató de escapar varias veces sin éxito. Entonces, decidió fingir locura hasta que logró ser internada en un Centro Hospitalario psiquiátrico, llamado Sainte Anne, siendo posteriormente trasladada al Hospital La Pitié-Salepêtrière. El 15 de agosto de 1944, junto a otros miles fue embarcada en el llamado el tren de la muerte. El convoy ferroviario se detuvo en varias oportunidades y los presos eran obligados a bajar y transitar por un camino aledaño. Al día siguiente, al llegar a Méry-sur-Marne, se las ingenia para escapar. Recogida por los aldeanos se oculta , siendo luego rescatada y atendida por el Sr. Haous y luego por la familia Thouvenot, de Saâcy-sur-Marne, en la que permaneció durante dos semanas. Tras la liberación, fue llevada a París por los americanos.
Fue agente del Servicio Secreto Británico en el área de Operaciones Especiales, una dependencia que funcionó durante la Segunda Guerra Mundial (creada el 22 de julio de 1940 por Winston Churchill y disuelta el 30 de junio de 1946) con la misión de apoyar a los distintos movimientos de resistencia que actuaban en los países europeos ocupados por Alemania, y poco a poco abarcó todos los países en guerra, incluido el Lejano Oriente.

Trabajó como corresponsal de guerra para las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos de América en el Extremo Oriente. Utilizando diversos seudónimos, fue también representante de varios medios periodísticos en Francia y en el extranjero.

Se incorporó a la línea de bandera francesa "Air France" como azafata, alcanzando años después el cargo de Jefa del cuerpo de asistentes de a bordo.

Años después, comenzó a escribir y publicó varias novelas y ensayos históricos, recibiendo por su labor periodística el premio Albert Londres en 1950.

Entres sus principales obras podemos citar: Año 1949. "Journal d'une hôtesse de l'air" (Prix Albert Londres du reportage 1949 ; Año 1954. "Les Mascareignes". Vieille France en Mer Indienne ; Año 1957. Qui es-tu ?, Albin Michel.; Año 1961. "Le point zéro" roman situé à Rodrigues ; Año 1975. "La fête secrète", roman. Collection Des roses pour Anntek n° 7, Presses Sélect ; Año 1976. "Le Trésor de Dieu". Prix Anaïs Ségalas, 1977.

Se publicaron diversos artículos, referidos a su actuación como miembro de la resistencia, entre los que se pueden destacar: 58 actions héroïques de la Résistance, Gründ, 1971, p. 468-469. Contient un mémoire de J.-J. Gautier sur Alix d'Unienville ; Revue Icare n° 141, Aviateurs et Résistants, tome 1, 2e trimestre 1992, p. 118-119, Nuit du 31 mars au 1er avril 1944, Alix d'Unienville, alias Myrtil, Marie-France, par Jean-Michel Rémy ; Revue Icare n° 148, Aviateurs et Résistants, tome 3, 1er trimestre 1994, p. 134-136 y Les braves gens, les gens braves par Jean-Michel Rémy. Description du convoi de la mort et de l'évasion d'Alix d'Unienville.






jueves, 17 de junio de 2010

UNA EXCURSION A LOS INDIOS RANQUELES EN FRANCÉS.

La obra cumbre de Lucio V. Mansilla, escrita en 1870, es una gran crónica sobre la vida en la frontera. Hoy, su traducción en París es otra historia para contar.


En su casa de París, Lucio Victorio Mansilla decidió hacer una corta confesión a un sacerdote. "Padre, en mi vida, yo maté a algunos hombres y amé a numerosas mujeres. Es todo", dijo el pecador. Era el 8 de octubre de 1913 y pocas horas después, Mansilla murió. Ahora, después de 95 años, con la traducción al francés de "Una excursión a los indios ranqueles" -su obra fundamental en la literatura argentina- Francia retribuye al escritor, militar y ensayista argentino aquel amor por la cultura francesa. La obra fue traducida al inglés hace medio siglo, pero no se conocía hasta ahora en París. Esta edición francesa era un "deber de familia", así lo tomó Odile Begue, una argentina de la familia de los banqueros Supervielle, que llego a los 19 años a París por las mismas razones culturales que Mansilla. Begue fue la esposa del pintor Leopoldo Torres Agüero, es madre de dos hijos y hoy está casada con Alberto Girondo, traductor y sobreviviente de los horrores de la ESMA. Alberto es pariente directo de Lucio Mansilla y su bisabuelo es Carlos Girondo, hermano de Oliverio, el famoso escritor. Odile Begue decidió traducir este clásico argentino "cueste lo que cueste" y así encontró a Christian Bourgois, famoso editor de literatura extranjera y también emparentado con Mansilla. Pero quien hace posible esta edición es una mecenas franco-argentina, María Rosa Bemberg, otra descendiente directa de Mansilla, que ya en 1989 patrocinó en Emecé una edición de la obra. Desde esta semana, dos mil ejemplares de "Une excursion au pays des ranqueles" están en las librerías de París. La heroína de esta aventura literaria es la incansable Odile Begue, quien después de transpirar con muchas páginas, descubrió que lo suyo es la traducción literaria.

-¿Cómo surgió la idea de traducir este libro al francés?

-La tuve desde siempre. Trabajé para un librero con traducciones de español antiguo y además traduje un libro importante del psicoanalista Horacio Etchegoyen. Es el momento de intentar traducir "Ranqueles", me dije. Me tiré al agua y tuve mucho apoyo de mi prima, la poeta Silvia Baron Supervielle. Mi marido, Alberto Girondo, me ayudó mucho con los términos del campo. Juan Carlos Garavaglia, un especialista en el siglo XIX, hizo el prefacio.

-¿Cómo logró convencer a un francés para editarlo?.

-Yo quería que lo hiciera Christian Bourgois, un gran editor francés de literatura extranjera, que era pariente de Mansilla y murió a fines de diciembre de 2007 pero alcanzó a ver el libro casi terminado. Me faltaba la financiación porque es un libro que salió muy caro. La conseguí a través de María Rosa Bemberg -Rosine- que también es descendiente de Mansilla. Al final es como una historia de familia. Al principio, Bourgois era reticente. Pero muchos amigos míos le insistieron. El aporte de Rosine Bemberg fue importante, ese dinero decidió a Bourgois.

-¿Por qué le puede interesar Mansilla al público francés?.

-No sé. Bourgois tiene buena distribución con Editions du Seuil. Mansilla adoraba París, aquí murió. Viajó 17 veces en su vida a Europa, también a la India. Su libro se tradujo en Inglaterra y los Estados Unidos en los años 50 pero no en Francia, los franceses no traducen, son reacios. Hacerlo era como un deber familiar.

-¿Hubo resistencias en la familia Bemberg para editar el libro?.

-Rosine me decía "¿Qué demonios les importa a los franceses este libro? Nadie lo va a comprar". Las hijas decían lo mismo, no veían cuál era el interés. La convencí a Rosine de que lo que se invertía en cultura no era dinero tirado por la ventana. Y porque ella era, además, pariente de Mansilla.

-¿Mansilla era conocido como intelectual en París?

-Conocía a Montesquieu, iba al College de France, publicó dos libros aquí, "Estudios morales" era uno. El estaba vinculado a Francia. Tenía esa relación que su generación y su clase social establecieron con la cultura francesa.

-Los críticos literarios han caracterizado a Mansilla como un vanguardista en su clase social, literariamente menos reaccionario que José Hernández...

-Mansilla es muy moderno. Su aprehensión de la sociedad argentina, su visión de los indios, su sentido de equidad, su necesidad de integrarlos y no exterminarlos -como sucedió- eran sus principales características. No era un marginal porque participaba de todo. Pero era muy original y excéntrico para su época. Eso le impidió llevar una carrera politica. No se callaba la boca.

-¿Como lo veían sus familiares?.

Era muy amigo de su hermana, Eduarda Mansilla, excéntrica como él. Los hijos murieron muy jóvenes y tuvo una vida familiar dramática. Estaba casado con una prima hermana, pero su historia estaba llena de amoríos.

-¿Cómo explica que en la Argentina de posguerra civil, él no tuviera una visión reaccionaria de la sociedad, los indios y gauchos?

-No fue un reaccionario. Tiene una visión muy crítica de la política de Sarmiento, se pelea con él y equipara la sociedad india con la argentina cristiana. Cuando compara el rancho de un gaucho y el toldo de un indio, él dice que se supone que el gaucho es civilizado y el indio es un bárbaro. En el terreno se comportan exactamente como lo contrario. Supongo que su libro debe haber sido un escándalo en su época.

-En el libro, Mansilla trata de explicar la convivencia que había entre los indios, los hombres blancos de la frontera y los malones, que se habían convertido en expediciones económicas.

-Exacto, eso es lo que explica muy bien Garavaglia en el prólogo de esta traducción. Para ellos era una forma de sobrevivir. Es el contraste entre dos modelos económicos: el estilo nómade de los indios, su orfebrería; y el modelo del campo de ganadería y cultivo. Si los cristanos hubiesen enseñado a los indios a trabajar, hubiera sido una forma de insertarlos en la sociedad.


-¿Desdiaboliza a los ranqueles ?

-Sí, él relata todo ese mundillo de los cautivos y los refugiados políticos en las tolderías después de las guerras civiles. Relata esa sociedad de frontera, marginal.

-¿Cuánto hay de militar en Mansilla y cuánto de intelectual?.

-Eso es lo que hace fascinante al personaje. Es muchas cosas a la vez. Es uno de los primeros que trae a la luz el mundo de los gauchos y de la injusticia que sufren.

Fuente: Diario "Clarín" Buenos Aires, Argentina. Sábado 23 de febrero de 2008.
Entrevista a Odile Begue, traductora literaria. Por: María Laura Avignolo, corresponsal de dicho matutino en París.


Une excursion au pays des Ranqueles - Lucio Victorio MANSILLA

Extrait du « Une excursion au pays des Ranqueles » de Lucio V. Mansilla,
traduit de l'espagnol (Arrgentine) par Odile Begué.

Dédicace. – Les aspirations d'un tourist. – Les goûts au fil des ans. – Pourquoi un père se querelle avec son fils. – Qui sont les Ranqueles. – Un traité international avec les Indiens. – La théorie des extrêmes. – Où se situent les frontières de Córdoba et les terres comprises entre les ríos Cuarto et Quinto. – D'où part le chemin du Cuero.

Je ne sais où tu es, ni où te trouvera cette lettre et celles qui suivront, si Dieu me prête vie et santé.
Voilà longtemps que j'ignore où tu habites, que je suis sans nouvelles de toi; et c'est uniquement parce que le cœur me dit que tu es en vie, que je crois que tu poursuis tes pérégrinations de par ce monde, et que je ne perds pas espoir de partager avec toi, à l'ombre d'un vieux caroubier vermoulu ou parmi les hautes herbes au bord d'une lagune ou sur les berges d'un ruisseau, un churrasco de guanaco, ou de biche, ou de jument, ou de chat sauvage, ou une picana d'autruche, que j'aurai attrapée aux boleadoras, qui m'a toujours paru le morceau le plus savoureux. 

À propos d'autruche, après avoir parcouru l'Europe et l'Amérique, vécu comme un marquis à Paris, et comme un guaraní au Paraguay; mangé de la mazamorra dans le Río de la Plata, du charquicán au Chili, des huîtres à New York, des macaroni à Naples, des truffes dans le Périgord, du chipáà Asunción, j'ai souvenir que l'une des grandes aspirations de ta vie était de manger une omelette d'œufs de ce volatile de la pampa à Nagüel Mapo, qui veut dire Lieudit du Tigre.

Les goûts se simplifient au fil des ans, et il se produit un curieux phénomène social depuis que le monde est monde. Le macrocosme, c'est-à-dire l'homme collectif, passe son temps à inventer des plaisirs, des mets délicats, des besoins, et le microcosme, l'homme individuel, à lutter pour s'affranchir des tyrannies de la mode et de la civilisation.

À vingt-cinq ans, nous sommes esclaves d'un nombre incalculable de choses superflues. Ne pas avoir de gants blancs, frais comme la romaine, est une grande contrariété, et peut faire rater un mariage au jeune homme le plus accompli. Combien n'ont-ils pas souvent cessé de manger et sacrifié leur estomac sur l'autel du bon goût!

À quarante ans, lorsque la bise et le froid de l'hiver de la vie ont commencé à faner le teint et à blanchir les cheveux, les besoins augmentent, et pour un pot de cold cream, ou un paquet de cosmétiques, que ne ferait-on pas?

Plus tard, tout revient au même; avec ou sans gants, avec ou sans retouches, «fût-il vêtu de pourpre, un singe est toujours un singe».

La nourriture la plus naturelle, la plus simple, la plus inoffensive, il n'y a rien de mieux : point de plats épicés, point de truffes. Le puchero est la seule chose qui n'est pas nocive, qui n'est pas indigeste, qui n'irrite pas.
Dans un autre ordre d'idées, le phénomène se vérifie également. Il est des races et des nations créatrices, des races et des nations destructrices. Et, néanmoins, dans l'irrésistible corso e ricorso des temps et de l'humanité, le monde avance; et une inquiétude fébrile pousse incessamment les mortels de perspective en perspective, sans que jamais l'idéal ne meure.

Eh bien, en arrêtant ici l'exorde, je vais te dire,
Santiago, mon ami, que je t'ai devancé.
Je présume que tu ne m'en voudras pas pour cela, en te laissant dominer par un sentiment d'envie.
N'oublie pas qu'un jour tu m'as dit, en blâmant ton père avec lequel tu t'étais disputé :
— Sais-tu pourquoi le vieux m'en veut? Parce qu'il m'envie que je sois allé au Paraguay et lui pas.

Le fait est que mon étoile militaire me confia le commandement des frontières de Córdoba, qui étaient les plus dévastées par les Ranqueles. Tu sais déjà que les Ranqueles sont ces tribus d'Indiens araucans qui, ayant émigré à différentes époques du versant occidental de la cordillère des Andes vers le versant oriental, et traversé les ríos Negro et Colorado, sont venues s'établir entre le río Quinto et le río Colorado, à l'est du río Chalileo.

Dernièrement, j'ai conclu un traité de paix avec eux, que le président a approuvé, à charge de le soumettre au Congrès.
Moi, je croyais que, s'agissant d'un acte administratif, ce n'était pas nécessaire.
Un pauvre colonel, que sait-il des procédures constitutionnelles?
Le traité ainsi ratifié, certaines difficultés surgirent quant à son exécution immédiate.
Cette circonstance, d'une part, une certaine inclination pour les équipées hasardeuses et lointaines, de l'autre, le désir de voir de mes propres yeux ce monde que l'on appelle Tierra adentro, afin d'en étudier les usages et les coutumes, les besoins, les idées, la religion, la langue, et reconnaître par moi-même le terrain où un jour, peut-être, devront marcher les forces qui sont sous mes ordres – voilà ce qui me décida, il y a peu et contre une foule de gens qui se disaient connaisseurs des Indiens, à m'aventurer jusqu'à leurs campements, et à manger, avant toi, à Nagüel Mapo, une omelette d'œufs d'autruche.

Notre inoubliable ami Emilio Quevedo avait coutume de me dire, lorsque nous vivions tous deux au Paraguay, vêtus du costume léger des criollos et les parodiant pour autant que nous le permettaient notre ingénuité et nos talents d'imitateurs : «Lucio! Après Paris, Asunción!» Moi, je dis : «Santiago, après une omelette d'œufs de poule frais au “Club del Progreso”, une omelette d'œufs d'autruche sous la tente de mon compère le cacique  «Baigorrita.»

On aura beau dire, si le bonheur existe, si nous parvenons à le concrétiser et à le définir, c'est dans les extrêmes qu'il se trouve. Je comprends les joies du riche et celles du pauvre; les joies de l'amour et de la haine; les joies de l'anonymat et de la gloire. Mais, qui saurait comprendre les joies du juste milieu; les joies de l'indifférence; les joies d'être n'importe quoi?
Je comprends que l'on puisse dire : «J'aimerais être Leonardo Pereira, un potentat de la finance.»
Mais que l'on dise : «J'aimerais être l'épicier du coin, don Juan ou don Pedro, un prénom quelconque, sans patronyme connu», ça non.
Je comprends que l'on puisse dire : «Je voudrais être cireur de bottes ou vendeur de billets de loterie.»
Je comprends l'amour de Juliette et de Roméo, de même que je comprends la haine de De Silva pour Hernani, et je comprends aussi la grandeur du pardon.

Mais je ne comprends pas les sentiments qui ne répondent à rien d'énergique, ni de fort, à rien de terrible ou de tendre.
Je comprends que quelqu'un sur cette terre puisse dire : «Je voudrais être Mitre, l'enfant chéri de la fortune et de la gloire, ou sacristain de San Juan.»
Mais que quelqu'un dise : «Je voudrais être le colonel Mansilla», ça je ne le comprends pas, car, enfin, ce jeune homme, qui est-il?
C'est au général Arredondo, mon chef immédiat à l'époque, que je dois, cher Santiago, le plaisir immense d'avoir mangé une omelette d'œufs d'autruche à Nagüel Mapo, d'avoir touché les extrêmes une fois de plus. Sans son consentement, je serais resté sur ma faim et ne t'aurais pas devancé.
Je lui serai toujours reconnaissant d'avoir eu envers moi cette déférence, et de m'avoir fait savoir qu'il considérait mon entreprise comme très risquée, me prouvant par là que mon sort ne lui était pas indifférent. Seuls ceux qui ne sont pas des amis peuvent accepter qu'un homme meure pour rien... et dans l'anonymat.
La nouvelle ligne de frontière de la province de Córdoba n'est plus là où tu l'as laissée, lorsque tu es passé en allant à San Luis, où tu as eu le privilège de rencontrer cet individu qui te disait un jour, au Morro :
— Moi, je ne souhaite pas, monsieur don Santiago, visiter l'Europe pour connaître le Crystal Palace, ni Buckingham Palace, ni les Tuileries, ni le London Tunnel, mais pour voir ce Septentrion, ce Septentrion!
La nouvelle ligne passe par le río Quinto, c'est-à-dire qu'elle a avancé de vingt-cinq lieues et que l'on peut enfin traverser le río Cuarto à Achiras sans faire de testament et se confesser.
Quelques milliers de lieues carrées ont été conquises.
Que de terres propices à l'élevage du bétail sont celles comprises entre le río Cuarto et le río Quinto!
L'orge, le vesceron, le trèfle, les graminées y poussent frais et luxuriants parmi l'herbe drue; d'importantes gorges comme celles du Gato, de longs et abondants cours d'eau comme Santa Catalina et Sampacho, des lacs inépuisables et profonds comme Chemenco, Tarapendá et Santo Tomé constituent une source de richesse d'une valeur inestimable. 

J'ai moi-même relevé, au brouillon, le croquis topographique de ce territoire immense, désert, qui invite au travail, et je compte le publier prochainement pour l'offrir, accompagné d'un mémoire, à l'industrie rurale.
J'ai parcouru plus de six mille lieues à cheval, pendant un an et demi, afin de l'explorer et de l'étudier.
Il n'est guère de cours d'eau, de source, d'étang, de bois, de dune que je n'aie visités personnellement pour en calculer moi-même la position approximative et devenir baqueano, sachant que le premier devoir d'un soldat est de reconnaître d'un bout à l'autre le terrain où il lui faudra un jour opérer.

N'est-il pas de plus piètre figure que celle d'un chef avec des responsabilités, livré à un pauvre paysan qui le guidera correctement mais ne lui suggérera pas la moindre idée stratégique?
La nouvelle frontière de Córdoba commence aux confins de San Luis, quasiment sur le méridien qui passe à Achiras, situé sur les derniers contreforts de la sierra, et, longeant le río Quinto, elle s'étend jusqu'à la Ramada Nueva, baptisée ainsi par moi et Trapalcó par les Ranqueles, ce qui signifie : eau de totora, trapal étant la totora et co, l'eau.

La Ramada Nueva, ce sont les effluents du río Quinto, vulgairement dénommés la Amarga.
De la Ramada Nueva, et en allant chercher sur la droite la frontière sud de Santa Fe, la ligne passe par la Laguna n° 7, appelée ainsi par les chrétiens, et Potálauquen par les Ranqueles, c'est-à-dire grand lac : potá,grand et lauquen, lac.
En suivant le plan judicieux des Espagnols, j'ai établi cette frontière en installant les principaux forts sur la rive sud du río Quinto.

S'il s'était agi d'une frontière internationale, cela aurait constitué une erreur militaire, car les obstacles doivent toujours être placés à l'avant afin que ce soit l'ennemi qui, le premier, ait à les franchir.
Mais dans la guerre contre les Indiens, le problème change d'aspect, ce qu'il faut renforcer contre cet ennemi-là, ce ne sont pas les obstacles pour les empêcher de pénétrer, mais pour les empêcher de se retirer.
Le principal fortin de la nouvelle ligne de frontière sur le río Quinto s'appelle Sarmiento. De là part le chemin qui, en passant par la Laguna del Cuero, fort connue des chrétiens, conduit à Leubucó, centre des campements ranquéliens.
De là, je me mis en route.
Je poursuivrai demain.
Aujourd'hui, je me suis arrêté sur certains détails en pensant qu'ils ne manqueraient pas de t'intéresser.
Si le public auquel je présente cette carte partageait ce sentiment, je pourrais aller me coucher, tranquille et satisfait comme un collégien qui a bien étudié sa leçon et la connaît.
Comment le savoir?
Nous croyons tant de fois faire rire avec un mot d'esprit et l'auditoire reste de marbre.
C'est pourquoi toute la sagesse humaine se trouve exprimée dans l'inscription du temple de Delphes.

Fuente: El presente extracto en francés, fue publicado por "Christian Bourgois editeur" de propiedad de nuestra primos franceses, para dar a conocer la obra de nuestro tío tatarabuelo el General Lucio Victorio Mansilla:  "Una excursión a los indios ranqueles"  traducida al francés por Odile Begué.

miércoles, 16 de junio de 2010

DANIEL GARCÍA-MANSILLA. Embajador de la República Argentina en España y Portugal. (1927-1939)

Queremos compartir con nuestra familia y personas interesadas en nuestro blog, un artículo publicado por la revista Blanco y Negro, en su edición del 12 de febrero de 1928, en su página 56, bajo el título: "Nuevos Embajadores". Dicha revista ilustrada española fue fundada en 1891 por Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio y fue la base de la editorial Prensa Española, editora del diario ABC de Madrid.

Es un orgullo que uno de nuestros antepasados haya merecido tales conceptos, al arribar a España en 1928 en su condición de representante máximo de nuestro país. No es común en el mundo diplomático que un nuevo embajador sea recibido con tanto elogio.

"Don Daniel García-Mansilla, nuevo embajador de la República Argentina ante el gobierno de España, es una de las más relevantes personalidades de la diplomacia de su país y pertenece a una de las ilustres familias argentinas de origen hispánico."

"Su bisabuelo paterno, fue militar, oriundo de Castilla La Vieja, descendiente de Juan García de Saavedra, entroncado con las familias de los Duques de Rivas y Sotomayor. Su abuelo, Manuel José García,  fue el primer Ministro de Hacienda y de Relaciones Exteriores, fundador del crédito público y su padre Manuel Rafael García, fue ministro en Washington, Londres  y Viena. Por parte de madre, el ilustre diplomático es sobrino nieto del dictador Juan Manuel de Ortíz de Rozas y sobrino bisnieto del Conde de Poblaciones, del primer capitán general de Buenos Aires y del Gobierno de Chile. Una sobrina de éste, que llevaba el título de Condesa de Chinchón, casó con el infante Luis Alfonso de Borbón y Farnesio, undécimo hijo de Felipe V."

"El señor García-Mansilla, está casado con una ilustre dama, doña Adela Rodríguez Larreta, descendiente del fundador de Montevideo, marqués de San Felipe y de su primer gobernador el mariscal español, don José Joaquín de Viana. Es hermana del ilustre escritor argentino, Enrique Rodríguez Larreta, autor de La Gloria de don Ramiro, y ex ministro de la Argentina en París, donde sustituyó al actual Presidente de la República, Sr. Alvear."

"Durante su carrera diplomática, el señor García-Mansilla ha desempeñado los cargos de secretario encargado de Negocios y ministro de su país en Austria, Italia, Bélgica, Alemania, Brasil, Perú y Chile y, últimamente en Roma, donde su acertadísima labor fue premiada por su Gobierno, con la Embajada en Madrid. El pontífice le ha concedido la gran Cruz de la Orden de San Gregorio ; pertenece también a la Orden de Pio IX."

"Aparte de su labor política, muy importante siempre, el señor García-Mansilla es un cultivador de la letras; con el seudónimo de André de Luján ha publicado varias poesías, que han hecho que su nombre sea muy estimado en el mundo literario de su país."

"Por su cultura, por su actividad, por su amor a España, tierra de sus antepasados, es de esperar que el nuevo embajador ,ha de realizar una labor beneficiosa  material y espiritualmente para los dos países, España y Argentina, cada día mas unidos por estrechos lazos."

Fuente: Blanco y Negro. Madrid 12 de febrero de 1928, página 56.

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS