lunes, 21 de junio de 2010

En busca del pueblo de Donamaría, cuna de los Aguirre de Argentina.

Por Angel Campo López

El difícil trazado de la Autovía del Cantábrico, con más dificultad en la provincia de Guipúzcoa, donde algunos tramos de la misma cuentan con casi cuarenta años de antiguedad, nos lleva hacia la frontera con Francia en un incesante trasiego de ida y vuelta, con numerosos vehículos que se aprestan a acortar en tiempo y kilómetros un relieve abrupto, de no pocos obstáculos geográficos.

     Escudo en piedra
 en el frente de la antigua
       casa solariega
Desde Irún y como si tuviésemos pereza por abandonar España, valdría la pena posponer nuestra entrada en el país vecino siguiendo  un paralelismo entre la frontera y el Río Bidasoa tomando a la derecha por la carretera nacional - N-121a - y a través de Vera de Bidasoa, Lesaka, Santesteban, conocer el Norte de Navarra, con sus montañas escarpadas, sus valles pirenaicos profundos y sus ríos trucheros con riberas adornadas por árboles autóctonos de gran porte.


¡ Ese verde intenso !, ¡ Esas praderas ! es un deleite que nos va adentrando poco a poco en pueblos pintorescos, de secular hidalguía, de fueros, marcados por la historia; que dieron próceres  al Reino de Navarra y de España y establecieron en esta extensa comarca sus casas y linajes, orígenes de una estirpe de rancio abolengo, que en muchos casos trasladó a América a muchos de sus hijos durante los siglos XVI, XVII, XVIII y posteriores. Así en el Río de La Plata, Sucre, Chile, Perú, Méjico o Venezuela, encontraremos apellidos como Aguirre, Acuña, Azcona, Echevarria, Guevara, Goyeneche, Nolazco, Zubiría , Zúñiga, Uralburu....entre otros



Ver mapa más grande


Que decir de lugares como Elizondo, Santesteban/Doneztebe, Zubieta, Bértiz, ( Con su estupendo Jardin Botánico y extenso Parque Natural ) y Donamaria.


Son pueblos cargados de história, de belleza sin par con dura climatología de alta montaña, pero de buenas gentes, fuertes de complexión física, amantes de la naturaleza y orgullosos de sus ancestros, costumbres y tradiciones y que pueden presumir de ello, sin duda. Por doquier, hay vestigios inequívocos de su pasado; torres de armas defensivas coma la de Donamaria, de buen gusto arquitectónico para la época.

Antiguo Palacio de Aguirre, casa natal 
de Agustín Casimiro de Aguirre y Micheo.
 
 Los bosques autóctones, frondosos, seculares y de bellos contrastes; abedules (Betula pendula), abetos ( Abies alba), arces (Acer campestre),castaños (Castanea satyva), Pinos de Monterrey (Pinus radiata), Robles (quercus petraea), Hayas (Fagus silvatica), Espinos (Rhamus catharica), numerosos e inagotables por todo el norte navarro; durante Julio y Agosto, éstos últimos aportaran sus endrinas (patxaranes), de cuya maceración se obtendrá un licor natural y propio de éste lugar, el pacharan o (patxaran), .



Una vista desde el Monte Aritz


En ellos viven ciervos (Cervus), corzos (Capreolus capreolus), gamos (Dama dama) , gatos monteses ( Felis silvestris), jabalies (Sus scrofa), zorros (Vulpes vulpes y hasta osos pardos(Ursus ursus); también nutrias (Lutra lutra) junto a los ríos,  y aves tales como águilas (Aguila heliacea), azores (Accipiter gentilis), gavilanes (Gavila anis), buitres (Vultur uris).

Todo esto en perfecta conjunción con abruptas praderas de buen pasto, que dan un excepcional sustento a la oveja lacha, (latxa), propia de esas comarcas, que produce la leche con la que se elabora el tan afamado como exquisito queso de Idiazábal.
 
Dentro de tan idílico entorno, podemos apreciar iglesias antiquísimas, construcciones góticas, renacentistas, barrocas y otras de singular arquitectura popular que forman bellos caseríos de estilo navarro y generan una población rural de pequeños núcleos, dispersa conforme se accidenta el terreno; así mismo embalses de aguas claras rodeados de flora salvaje, y finalmente Donamaria, 
meta final de mi viaje en busca de las raíces de Agustín Casimiro de Aguirre y Micheo, bautizado en Donamaría el 8 de septiembre de 1744, quién pasó al Río de la Plata  comisionado por el Real Consulado de Cádiz y se avecindó en Buenos Aires donde contrajo matrimonio con María Josefa Alonso de la Jarrota y de la Quinta. Una de sus hijas, Manuela Juana Isidora Aguirre, al casarse con Manuel José García Ferreyra, aportó la sangre navarra de una las cuatro familias que formaron el apellido compuesto: García-Mansilla.

      Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción


Junto al monte Aritz y el Río Gualbayalarre, que aporta sus aguas al Río Bidasoa, este pequeño pueblo, pero con Ayuntamiento, nos muestra una antigua y singular Iglesia,llamada de la Asunción (Patrona del pueblo), el Convento de Las Carmelitas - otrora Casa Solar de los Aguirre - la  Torre de Jaureguía; todos ellos en estupendo estado de conservación y bastante bien urbanizado. 


Cuenta también con una carretera de acceso bien cuidada, aunque con numerosas curvas; unas buenas dotaciones básicas para la escasa población que tiene el pueblo, que está formado por cuatro barrios excelentemente situados, próximos entre sí y cercanos a una población de mayor envergadura como es, Santesteban/ Donztebe, cabecera del Valle de San Estéban de Lerín.

Un viaje de bonita y bella experiencia personal, que para mi será, sin duda, inolvidable y que os recomiendo visiten, especialmente a todos los amantes de la arquitectura, naturaleza, cultura y las bellas costumbres de antaño, pues es una de las comarcas más hermosas del histórico Reino de Navarra.

No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS