sábado, 29 de marzo de 2008

ALGÚN DÍA SEREMOS PATRIA

Si algo ha caracterizado a la familia García-Mansilla a lo largo de su historia,es su sincero y profundo amor a nuestra patria y a todo lo que esa palabra significa.

Que es la patria? Como decía con sabiduría, mi viejo profesor de Historia, don Guillermo Furlong S.J.: es aquello que en el mundo que habitamos y en la historia que todos diariamente tejemos, tiene una misión, le está señalado un destino y configura una empresa colectiva.

"Esa misión, ese destino, es una empresa que debe realizar cada hombre como individuo, y la patria como colectividad. Es una empresa común, que solo la realizan los hombres que tienen fe en una misión y en un destino colectivo. Si se elimina de las mentes esta creencia de un destino común, todo se disolverá en provincias, en regiones, en zonas, o lo que es aún más nefasto, en individualismos y en personalismos."

Por el contrario, si no hay una misión, no hay una empresa colectiva de todas nuestras provincias,de todos esos individuos y de todas y cada una de esas unidades personales, no habrá razón para que sigan unidas y busquen un destino común, conformando una República.

Pero si esa misión colectiva existe, la Patría debe ser una sintesis trascendental e indivisible, de esos fines propios que cumplir, y de conformidad con esa misión y con ese destino, le incumbe realizar la empresa común que le ha sido confiada, y entonces la Patria puede comprender una región o un país, abarcando un conjunto de tradiciones, pensamientos y sentimientos comunes, que hace que todos los de esa Patria se sientan hermanados y quieran alcanzar un mismo fin.

Si nuestros gobernantes no entienden esa misión colectiva trascendental, si no tienen fé en la existencia de un lazo común que una el presente con el pasado y que unirá el presente con el futuro, concretando así la necesaria conjunción de mentes, de conciencias y de corazones, en torno a un objetivo común, no puede haber Patría.



Hoy un querido miembro de nuestra gran familia, Enrique García-Mansilla Pizarro, conciente que no podemos mantenernos indiferentes a la realidad que estamos viviendo, reflexiona y nos pregunta si algún día seremos patria.

¿Estamos frente a un conflicto sectorial?; ¿el verdadero problema son las retenciones?; ¿no estaremos frente a un conflicto más profundo, que afecta a la sociedad toda?

El campo (chico, mediano, grande) ha formado parte siempre de nuestra identidad nacional, ha sustentado al Estado, subsidiado a la industria, creado pueblos, dando razón de ser a nuestros ferrocarriles, abrazado a la inmigración, nos ha identificado en el mundo por la calidad de nuestras carnes, la abundancia de nuestros granos y la excelencia de nuestros cueros y lanas.

En el siglo XIX nos hizo apetitosos para las potencias extranjeras dominantes, por el estuvimos ideológicamente enfrentados varios sectores de nuestra sociedad en las postrimerías del siglo XX.

El campo hoy no es solo carnes, granos, cueros y lanas, hoy también es cítricos y frutas diversas, verduras y tubérculos, plantas medicinales, apicultura, en fin hoy el campo es una fabulosa fabrica de alimentos con altísima eficiencia y calidad.

Ni el petróleo, ni la siderúrgica e incluso la tecnología con todo su avance se identifican tanto y tan profundamente con el ser nacional como lo hace el campo. De allí la reacción popular en el apoyo a estas medidas adoptadas para proteger su derecho a ganar dinero, tan profundas y extendidas a lo largo y ancho del país.

Más allá de la General Paz hay una multiplicidad de pueblos, ciudades que organizadas comunitariamente se han ido estructurando en las provincias que integran nuestra Nación, y muchas de ellas existen antes que la Nación misma.

Nación – puerto, formo parte de nuestra lucha por la reorganización nacional, Unitarios y Federales sus denominaciones políticas; Gobierno Nacional enfrentado a las Provincias fue el dilema de los últimos 150 años, o mas y esa dicotomía aún perdura.

Estaremos en un punto de inflexión histórico en donde se hace necesario, hoy más que nunca que se formalice la tan mentada unidad del territorio nacional. Lloramos la perdida de las Malvinas; ¿Qué hacemos por Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca, La Rioja, Tierra del Fuego, Nuestra Patagonia, en fin por las actuales provincias argentinas?, la respuesta es nada.

Les quitamos el ferrocarril, escamoteamos los recursos coparticipables, los visitamos solo para hacer proselitismo electoral, los adulamos cuando necesitamos sus votos en el senado o en las elecciones nacionales, le succionamos sus recursos, no alentamos la creación de agroindustrias, mientras seguimos apilando gente en la Capital y el conurbano bonaerense.

¿Qué hacemos por la infraestructura vial?, seguimos dejando que algunos cobren peajes para acceder a rutas destrozadas, de 47.000 km. De vías férreas que unían a todos el país, dejamos solo 7.000 km. Sin mantenimiento y equipos obsoletos y pretendemos tener un tren bala.

A los camioneros les damos millones de pesos del erario público para instrucción mientras nuestras escuelas rurales carecen hasta de lo más elemental y sus maestros son los verdaderos héroes anónimos de la educación, con sus paupérrimos salarios.

No tenemos pudor: Skanka, Antonini Willson, el cartel de la obra pública, la protección a los industriales monopólicos que no tienen retenciones, la “Chavetizacion” de la miseria con su abanderado D’Elia y sus patoteros actuando de guardia pretoriana del Gobierno, un Congreso Nacional inexistente o utilizado con propósitos espurios como leyes especiales o superpoderes, ¿y la Constitución?: bien gracias, duerme apacible en los anaqueles de alguna biblioteca o quizás en algún basural.

¿Porque no le damos la autarquía al Poder Judicial?, no se les vaya a ocurrir ser independientes, eso sería una afrenta al Poder, dejemos que los recursos los maneje el Consejo de la Magistratura que los distribuimos desde Balcarce 50.
Nuestros mejores amigos Chávez y Evo Morales. Recuerdo cuando gano Morales, el embajador de los EEUU dijo “el mundo puede convivir sin Bolivia”, si se dijera lo mismo de acá, al día siguiente aparecería empapelada la ciudad con la leyenda “Braden o Perón”. ¿No estaremos exagerando un poco?.

Perdón: ¿no estábamos hablando sobre el campo?, ¿Cómo llegamos hasta aquí?, ciertamente no es una casualidad, ya que nada ni nadie como el campo, reitero la fabrica mas fabulosa de alimentos del mundo, representativa de nuestro ser nacional y responsable de habernos llevado a los primeros lugares entre los países del mundo, el resto, como dice la Biblia, viene por añadidura.

Dejemos de lado definitivamente las perimidas teorías de la CEPAL que nos llevaron al atraso, al enfrentamiento de sectores y nos aleja del mundo, un mundo que demanda cada vez mas lo que nosotros sabemos hacer mejor.

1 comentario:

Anónimo dijo...

En esta pulseada no va a haber ningún ganador. Ya a esta altura ambos perdieron.
Sería deseable, por una cuestión de equilibrios, que sea el gobierno quién tenga que ceder. Lamentablemente, en mi opinión, lo menos probable. Cada vez estamos más cerca de Venezuela.

GGM

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS