viernes, 24 de abril de 2009

Esther de Zavalía de García-Mansilla, una mujer y madre ejemplar.

Se cumplieron dos años de la muerte de nuestra querida madre. Todos sus hijos y nietos, la hemos recordado desde distintos lugares del mundo, concurriendo a misa a pedir a Dios Nuestro Señor por su eterno descanso. Estoy seguro de que, junto a nuestra padre, nos protegen desde el cielo felices de haber formado una familia cristiana que ha hecho del amor filial una norma de vida.

Yo quiero evocarla también en su vida cotidiana. La imagino cuando, venciendo su natural timidez, su rostro se iluminaba al escuchar algunos interpretes de música de salón que fueron parte de su existencia terrenal.



Louis Amstrong, Glen Miller, Nat King Cole, la transportaban a épocas felices que atesoraba en su corazón con verdadero celo. La recuerdo bailando junto a nuestro padre con cara de mujer enamorada dejando que la melodía y su imaginación hicieran el resto.



La evoco tarareando, muy bajo, las melodías de Nat King Cole como "Unforgetable" Mona Lisa" o viendo feliz a Fred Astaire y Ginger Rogers bailando "Cheek to Cheek" que fue la canción que bailó, por primera vez, con el amor de su vida: papá.



Vayan estos recuerdos para recordarla, tal cual era.

No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS