martes, 3 de agosto de 2010

ALMIRANTE MANUEL JOSÉ GARCÍA-MANSILLA. CENTENARIO DE SU MUERTE.

Por Jorge Rafael Bóveda

El 18 de agosto de 2010, se cumplen cien años de la prematura muerte del Contralmirante Manuel José García-Mansilla, una de las figuras mas distinguidas de nuestra marina de guerra, y pionero del arma torpedista argentina. Su esmerada educación europea y formación profesional francesa aportaron prestigio y profesionalismo a la Armada Argentina, convirtiéndose con el tiempo en uno de los oficiales mas destacados de su generación. 

Como Comandante Director de la Escuela Naval Militar fue el responsable de llevar la institución a sus máximos niveles de excelencia académica y profesional. Su mente iquieta le permitió desarrollar violosos instrumentos náuticos y mejorar aparatos de su especialidad, a tal punto que se lo considerá "el primer hombre de ciencia de la armada". 

En caso de haberse enfrentado la Argentina y Chile, a principios del siglo pasado, era candidato seguro a comandar nuestra escuadra durante las operaciones bélicas. Alcanzó la Jefatura del Estado Mayor General de la Armada durante la presidencia del Dr. José Evaristo Uriburu. Su foja de servicios constituye un ejemplo para las futuras generaciones de oficiales y para todos aquellos que algún día abracen la carrera naval. 

García-Mansilla significó en vida para nuestra marina el equivalente a diez acorazados, pues fueron hombres de su calibre e ilustración quienes posibilitaron el ascenso de la República Argentina al estadio de una verdadera potencia marítima sudamericana. Sus intachables condiciones personales, su hombría de bien, su refinada cultura, y su habitual profesionalismo en todas las tareas que emprendió lo señalan como el oficial naval más destacado de su generación. Sus condiciones de jefe podemos apreciarlas en aquellos oficiales que sirvieron bajo sus órdenes, muchos de los cuales alcanzaron merecidamente el almirantazgo. Todos ellos le profesaban un profundo aprecio y admiración, cualidades que también fueron muy valoradas por sus superiores. 

El día de su sepelio, el Ingeniero Santiago Barabino habló en nombre de la Sociedad Científica Argentina expresando:"Grande es la pérdida sufrida por el país con la desaparación del contralmirante García-Mansilla, pues hoy que la fatalidad lo ha eliminado del mundo de los vivos, puede decirse sin menoscabo para nadie, que era el más elevado exponente intelectual de nuestra armada el más docto marino que poseía la Nación. Su pericia naval, su competencia técnica, han sido demostradas brillantemente por él en los elevados cargos que ejerciera en la administración y comando de nuestra escuadra" 

No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS