domingo, 28 de noviembre de 2010

EL CORONEL PEDRO ANDRÉS GARCÍA y la merced de tierras solicitada por el Virrey Liniers al Rey de España, otorgada en 1809 en consideración a los méritos y servicios prestados a la corona española.


El 14 de junio de 1809, el virrey Santiago de Liniers solicitó al Rey de España, que en consideración a los méritos y servicios prestados, otorgara una merced de tierras al primer comandante del Tercio de Montañeses, también conocidos como "Cántabros de la Amistad", don Pedro Andrés García. Este Tercio, uno de los cinco que formaron los peninsulares procedentes de otras tantas regiones de España y radicados en Buenos Aires, estaba formado por cuatro compañias, de cincuenta hombres cada una.

 Los españoles que ejercieron la jefatura de esos tercios, según Paul Groussac "revelaron un laudable espíritu de disciplina, designando sin discrepancias a los vecinos mas autorizados y aptos para mandarlos" . Uno de ellos fue Pedro Andrés García. A comienzos del siglo XIX, no era frecuente que se concediera una merced, pues casi dos siglos separaban a esa época de la conquista. La actuación de García era un motivo consistente para justificar esa decisión de Liniers que, al concederle esta merced, mencionó los distinguidos servicios hechos por Pedro Andrés como segundo comandante del Primer Batallón de Cántabros voluntarios de Buenos Aires y su participación en la defensa de la autoridad y el orden contra los insurgentes, durante la asonada del 1º de enero de 1809.

Pero el motivo de peso fue el papel desempeñado por García en la Reconquista y Defensa de la ciudad: "Y siendo este comandante, con su Batallón, el que sostuvo el punto más interesante de la gloriosa defensa del 5 de julio de 1807; el que resistió y logró rendir al General Crawfurd y su columna en el Convento de Santo Domingo, y cuyo golpe obligó al enemigo a capitular". Este reconocimiento hizo Santiago de Liniers en sus últimos días como virrey, dolido como estaba por la muerte de su padre y asediado por las intrigas de sus adversarios. No solo valoró aquel aporte de Pedro Andrés al frente del Tercio de Cántabros sino también el importante donativo de éste para sostener la guerra contra Napoleón, además de los numerosos desembolsos hechos de sus bienes privados para uniformar la mayor parte de su Batallón.

El Virrey destacó "la energía, amor y celo con que ha mantenido a sus hijos en el servicio" , remitiéndose a otras misiones de gran importancia desempeñadas siempre por el coronel, en las que desplegó sus talentos y los conocimientos que había alcanzado en el Río de la Plata. Liniers recordó entonces, que cuando su gobierno se encontraba privado de recursos y desorientado respecto a la forma de sostener las tropas García le propuso algunas soluciones y las realizó el mismo revirtiendo la inacción y el estancamiento de más de ocho meses.

Dos meses antes de dejar su cargo de virrey en manos de Baltasar Hidalgo de Cisneros, Liniers pidió al Rey otorgara a Pedro Andrés esa merced en virtud de tales antecedentes y de los términos de la Real Orden del 13 de enero de 1809, en la que el monarca pidió a Liniers proponer el nombre de vecinos y oficiales que se hayan destacado en la reconquista de Buenos Aires de manos de los ingleses y que no hubieran sido debidamente recompensados, para hacerles objeto de ese reconocimiento. El Coronel Pedro Andrés García de Sobrecasa, tenía entonces 51 años y habían pasado 33 desde su llegada a Buenos Aires en la expedición del Virrey Cevallos.

FUENTE: Extracto de lo publicado por Manuel Rafael García-Mansilla en la Revista Todo es Historia Nº 486, páginas 24 a 34. Buenos Aires, Enero de 2008.

No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS