martes, 1 de diciembre de 2009

Guillermo García-Mansilla y la virtud de la perseverancia


La perseverancia inteligente es una virtud que hay que cultivar. Recientemente Guillermo García-Mansilla, un querido miembro de nuestra gran familia viajó a San Martín de los Andes en compañía de unos amigos para escalar el Volcán Lanin y con esfuerzo y tesón alcanzaron su objetivo.

Si bien el ascenso no presenta una gran dificultad técnica , es necesario tener una muy buena preparación física, ciertos conocimientos para saber como pisar las nieves eternas del volcán y la resolución necesaria para afrontar y superar las circunstancias mas difíciles.

Camino a la cumbre del Volcán Lanin
Durante la primera jornada, luego de transitar por un sendero ubicado en medio de un increíble bosque de lengas y de flores de amancay, se llega a la base del volcán Lanín, en donde se comenzará a realizar el ascenso por la conocida "Espina de pescado", durante unas 4 o 5 horas. Después de un tiempo de intensa subida se arribará a uno de los dos refugios en donde se pasará la noche y se reparará el cuerpo para el tramo final a realizarse a primeras horas de la mañana.

El refugio del Club Andino de Junín de los Andes se encuentra ubicado a 2600 metros y tiene capacidad para alojar a 14 personas; el otro refugio es el del Regimiento de Infantería de Montaña, sito a 2450 metros de altura y es apto para alojar a unos 20 aventureros. Allí se encuentra un libro en donde, preparándose para concretar el anhelo de hacer cumbre, podrán leerse las anécdotas, percepciones y experiencias de aquellos que ya cumplieron la meta.

Refugio del Club Andino de Junin de los Andes en el Volcán Lanin
Se debe pasar la noche en el refugio para poder comenzar temprano, algo indispensable para contar con las horas de luz suficientes para subir y bajar. Al alba, las imágenes son deslumbrantes, y el espíritu se renueva.

La nieve aún se halla dura, lo que facilita el uso de grampones. A partir de allí, lo más duro de la ascensión: 6 o 7 horas de trekking de montaña con los grampones sujetos a los borceguíes y las piquetas en las manos. El desafío se hace propio.

La prueba más difícil es cuando se arriba a la precumbre, desde donde se divisa la última media hora de la excursión, el momento más exigente. En la precumbre hay nieve. Ante la vista del caminante se erigen torres de hielo que inducen a transitar los últimos metros por la depresión a la izquierda. Al llegar a la cumbre la vista es incomparable y la sensación indescriptible: uno se encuentra a 3776 metros de altura.


Guillermo García-Mansilla en la cumbre del Volcán Lanin
El descenso total del volcán se hace en unas 6 horas, paso a paso, registrando en la retina las imágenes más bellas que ofrece la región. El comentario de aquellos que pisaron las nieves eterna del Lanín es unánime y contundente: una experiencia inolvidable.

La perseverancia es un rasgo de carácter esencial en el liderazgo. Muchas cosas buenas que se pueden hacer en este mundo se pierden en medio de los titubeos, dudas, vacilaciones y falta de determinación.

"Las carreras se ganan con tesón", reza la moraleja de la conocida fábula de Esopo sobre la tortuga y la liebre.

Como la mayoría de las virtudes, la persistencia y la perseverancia no pueden operar para el bien del mundo aisladas de la inteligencia práctica. Una persona que es solo insistente puede ser un fastidio irritante, sin ningún efecto saludable. Pero en el contexto adecuado, en justa combinación con otras virtudes, la perseverancia es un ingrediente esencial en el progreso humano.

Fuentes: El libro de la virtudes. Maravillosos fragmentos que inspiran el bien en la mente y el corazón. William J. Bennett. y Patagonia BBS. S.R.L























No hay comentarios:

ARTÍCULOS MÁS DESTACADOS

Manuel Rafael García Aguirre, el vigía prudente y celoso de la construcción de nuestra primera flota de mar.

El 27 de mayo de 1872 fue sancionada por el Parlamento argentino la primera ley de adquisición de armamentos navales, mediante la cual ...

ARTÍCULOS MAS VISITADOS